sábado, 22 de mayo de 2010

No hay nada que temer



En ocasiones experimento -como todo el mundo alguna vez, supongo- lo que significaría saber que hoy va a ser el último día de mi vida. Voy hacia el trabajo conduciendo mi moto y uno de esos camiones que bajan como locos del vertedero del Garraf se salta un ceda el paso, mandándome directamente al paraíso, o al infierno, o al nihilismo más vacuo.

Es una sensación extraña, pero sobre todo es frustrante, porque de haberlo sabido, de haber podido siquiera intuir que hoy iba a ser, que hoy sería sólo hoy y ya nunca mañana, hay tantas cosas que me hubiera gustado hacer, decir, escribir... De repente el futuro no existe, alguien (un conductor temerario, un tropiezo infortunado) o algo (el azar, el destino predeterminado) nos lo ha robado. Como dice el asesino a sueldo que interpreta Clint Eastwood en Sin Perdón: "Cuando matas a un hombre, le arrebatas no sólo lo que es sino todo lo que podría llegar a ser".

E inmediatamente después de esa frustración que te asola al comprender que, de ser hoy tu último día, ya no podrás llevar a cabo todo lo que hubieras querido, se te viene a la mente una pregunta muy sencilla que en cambio cuesta mucho responder: "¿Y por qué diantres no lo he hecho hasta ahora?". ¿Por qué dejamos para un lamento final, para el segundo antes de que nuestra vida expire, esa lista que de pronto parece interminable de cosas por hacer?, ¿por qué no empezar ahora, ya, a decir lo que pienso, lo que siento, a vivir natural, a percibir y sentir las cosas como un animal, un organismo pluricelular, pero a disfrutarlas como sólo un ser humano puede hacerlo?. Y si lo piensas bien hay una única respuesta, una barrera trasparente pero sólida que nos lo impide, y esa frontera, que muy pocos logran cruzar, es el miedo. Miedo al individuo, miedo a la manada, miedo a lo que nos rodea, miedo a lo que llevamos dentro, miedo a lo desconocido, a que lo conocido nos sorprenda y decepcione, miedo a tener miedo.

Y cuando la barrera cae y el miedo desaparece, tal y como es posible imaginar que ocurre en ese instante final en el que descubrimos de pronto que todo va a acabar, tal y como le ocurre al protagonista de American Beauty un segundo antes de que el cañón de esa pistola le presione la nuca, entonces, demasiado tarde ya, comprendemos que sólo hay una cosa peor que morir, y es vivir con miedo.

Así que deja que tus hijos trepen a ese árbol, el riesgo pequeño y real de que caigan no podrá nunca equipararse al placer emocional que experimentarán cuando de adultos recuerden la perspectiva del parque y el barrio de su infancia vistos desde allí arriba, entre las ramas y las hojas. Y monta en moto, asume esa visión de la carretera si te place, porque si tanto la deseas lamentarás no haberla experimentado si el día fatídico te alcanza antes de que lo hayas hecho.
Y si el camión finalmente te arrolla, confía, recuerda, que ni siquiera él, con todas sus toneladas de peso, podrá arrebatarte los kilómetros vividos.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres un crack. No se si eres el escritor que quisieras ser pero lo que si se es que eres de verbo fácil y que escribes algo más que bien. Me ha encantado tu blog y desde luego he disfrutado mucho leyéndolo. A veces, hay gente que te sorprende y muchas menos veces, te sorprende para bien. Ese, amigo, es tu caso. Un amigo que te aprecia desde su retiro en las montañas del Maestrazgo.

Anónimo dijo...

me gusta ver como alguien al que aprecio mucho a pesar de la desconexión habitual escribe cosas que pasan por mi mente.

una vez más genial.

abrazos.

lordzambra dijo...

Pero macho que te ha pasado...

Juan dijo...

Joder Jose, tremendo como siempre... La verdad, yo soy uno de esos que anda siempre con esos miedos, y creo que a veces el instinto es buen consejero, pero ciertamente no es el miedo el que debe guiar una vida... Aún así, cuidado con los camiones que son mu jodidos (la carretera al instituto donde voy está llena de ellos)

Un abrazo tío!

Will Parker dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Es fácil escribir cuando sabes que los lectores son amigos y, aunque lejos, están de tu parte. Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Que tal Jose, soy David!!!
con el retraso en escribir casi me pierdo tu epitafio jajaja. Me alegra que hayas descubierto una de las verdades más importantes de la realización personal que existen. Espero que la pongas en práctica y que nos sorprendas con más aventuras. Ahora bien, espero que podamos hablarlas en persona.

Un abrazo!!!